25 julio 2006

Azorada

Hay alguien que me importa mucho, que cada vez que me quiere ver seria, me pregunta cómo solucionaría el tema israelí. Ese alguien sabe perfectamente que me azoro con la respuesta, porque se agolpan en mi mente muchas ideas, muchos sucesos, muchas historias.
Y ahora la cosa está peor, y yo quería escribir algo para intentar solucionar, al menos en el terreno de las ideas, esta situación.
Sé que estos dos bandos no se pondrán de acuerdo, son demasiados ataques, demasiada sangre de uno y otro lado.
No es que yo quiera escribir esto intentando "construir un mundo mejor", eso me parece una idea ñoña e infantil (aunque muchas veces los niños tienen más razón que nadie en este tipo de cosas, suelen ver lo lógico y lo fácil).
A lo que voy es a lo siguiente: es posible que no se pueda llegar a ningún acuerdo político o territorial, ni siquiera uno en que cesasen los ataques, pero... ¿No podría haber un acuerdo de no matar seres humanos?.
Ya se sabe que el asesinato es algo ilegal, por supuesto. Pero en las guerras es algo que está ahí, como también lo está en los actos terroristas. ¿No se les podría decir: señores, no se pongan de acuerdo si no quieren, pero dejen de matar?.
Que hablen todo lo que tengan que hablar, que se ataquen, que lo solucionen como puedan o como quieran. Pero cuando la muerte es un aspecto del día a día, carece de sentido. Ya no nos sorprendemos por ello, ya es algo normal. Si quieren llamar la atención, que lo hagan de otra forma. Se podrían evitar muchas tragedias.
Si alguien lee esto pensará que soy una gilipollas, seguramente. ¿Y esta tía?. ¿Una guerra sin muertes?, ¿de qué va?, ¿no sería mejor que no hubiese guerras, directamente?.

Creo que las guerras, no se pueden evitar, hoy en día. Es triste, pero es así. Lo que creo que si se pueden evitar son las muertes. Sólo que...¿con qué amenazas a alguien para prohibir que mate?, ¿con su propia muerte?. Sería la pescadilla que se muerde la cola, además de poner en tela de juicio la ética del que prohíbe.
Entonces...¿cómo?, ¿con algo peor?... A nadie le importa matar, no será castigado. Pero, ¿quiénes somos nosotros para castigar?.
Un filósofo diría que lo ideal sería que cada uno fuese responsable de sus actos, que tuviese unos valores morales y actuase en consecuencia.
Pero ahí estamos, cada uno tiene sus propios valores morales, ¿o estos se pierden en la guerra?. Imagino que en una situación bélica las prioridades cambian. Lo importante es que los tuyos sigan vivos. Y aquí llegamos a una idea interesante.
Si lo importante es que los tuyos sigan vivos... Para un padre, lo importante será que siga viva su familia, pero... para el presidente de un país... Lo importante será que sigan vivos los ciudadanos de ese país, ¿no?. ¿No debería ser esa la prioridad de cualquier presidente a la hora de negociar o de meterse en berenjenales, que los suyos sigan vivos?.

Ahí es donde quiero llegar, se pueden evitar las muertes. Todo es un lío enorme, pero... Se debería intentar seguir vivo, no matar.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

"Y la paz en el mundo"

Laurita dijo...

Y la luna!!!