26 julio 2006

Pellado, finalista en los premios Necios

Y allí estaban todos los grupos de teatro que empezaban desde cero a hacer verdadero teatro. Venidos desde los más escondidos escondrijos de la fisionomía de España. Grupos divertidos, grupos serios, grupos de oficio, grupos de resistencia. Éramos todos los que estábamos y me consta que estábamos todos los que éramos. La gran final, el día que se va gestando desde un año antes. La gran Final Nacional de Teatro Necio. Una asociación que aúna los grupos de Teatro menos tradicionales.

Como todos los años, el grupo que llegara a a alzarse como grupo más necio del año no sólo llenaría la panza gratis y se embolsaría el premio (240€ en vales de comida, sí, sí, sólo se regala comida en TN) sino que además podría jactarse durante un año de contener la formación mejor preparada del Teatro Necio.

Hay que aclarar que el Teatro Necio, tal y como se concibió hace muchos años, trata de promover un teatro tan sencillo como distorsionado. Tan inteligente como idiota. Tan original como vetustamente válido. Recuerdo la primera reunión, en Barcebalejo (Soria), en mi jardín, rodeado de tantas caras desconocidas y a la vez tan feas. Qué feos somos los que hacemos teatro.

Teatro Pellado, un grupo de gente con tanta formación interpretativa que parece haberse pasado y simular la más boyante desactualización, no ha ganado. Competimos como nunca y nos quedamos a las puertas, como siempre.

Jamás podríamos hacerlo mejor así que orgullosos nos sentimos de quedar a la sombra de esos magos del ingenio, de esos dioses de la improvisación, de semejantes proezas derrochadoras de materia gris. Un gran abrazo a los miembros de Blasceta, los cántabros más grotescos comiendo torreznos que jamás pude conocer.

4 comentarios:

Elena dijo...

Dado que he dejado la carrera y que no creo que nos veamos por la facultad en muuuuuuuuuucho tiempo, paso a explicarte (por encima) lo del mármol.

Era un día de esos tontos, de los que él te intenta levantar el ánimo y tú no te dejas. Él viene a por un trozo de mármol que tenía en mi casa (es escultor y descuartizamos hace tiempo una mesa que tenía una losa de mármol y dijo que no la tiráramos que él la quería para juguetear, ya que pocas veces había podido trabajar esa materia.) Y a la que vino a por el mármol me intentó animar. Yo, le dije que me dejara en paz y se fué con el marmol. Pero a los dos segundos de cerrar la puerta, llamó y volvió para abrazarme y quitarme las lágrimas. Por eso le doy las gracias, por no hacerme caso y no dejarme sola.

Te quedó aclarado el tema????
Espero que te pases más por mi flog, yo haré lo mismo con este inquietante blog. Digo lo de inquietante por que no me he enterado de nada en el último comentario que has hecho.
Soy así de cortita...

Besos y suerte en los exámenes!!!!!!!

Elena dijo...

Vale, ahora me acabo de dar cuenta que aquí escriben como mínimo dos personas...
Bueno, mi comentario iba para Laurita a modo de respuesta al que ella puso en mi flog.
Soy un desastre.
Saludos a los demás entes que escriban por aquí...

Airos dijo...

Saludos para usted también, srta. Elena.

Laurita dijo...

Ay, ay, ya me contarás lo de la carrera.
Un besete.